Doliendo y odiando al mundo caminas sobre un paradero desconocido.
Caminas en soledad.
Miras hacia arriba y ves el cielo y las estrellas.
Miras hacia abajo y ves el suelo y la tierra.
Estos dos son tu mundo, uno te soporta y el otro te envuelve.
Miras hacia detras y ves el pasado.
Miras hacia delante y ves el futuro.
Uno de ellos te enseño cosas nuevas y el otro es un misterio por descubrir.
Mientras sigues caminando olvidaste algo, no miraste a los lados.
Miras y me ves a mi.

Por cortesía de Kelly


Me gustaría ser una lágrima que recorre tu rostro cuando estas solo y triste, un abrazo cuando necesites uno, una cariñosa sonrisa que te anime en los momentos difíciles, un hombro en el que apoyarte cuando te cueste seguir adelante, un oído que te escuche cuando quieras aliviar tus pensamientos, una caricia cuando quieras cariño.
Estar a tu lado en todos momentos, para ayudarte en lo malo y en lo bueno, estar contigo en los lugares que quieras visitar, cerca de tí, en todo momento.
En tu corazón, es ahí donde quiero estar...
Siempre cerca, en mente, sin que la distancia moleste en ningún momento, porque ahí estoy, dentro de tí y no me iré, porque tú también estás conmigo, en mi corazón y en mi mente, y ahí estarás siempre, así nunca estaremos solos, aunque nos encontremos lejos.
Así seré esa lágrima, ese abrazo, esa sonrisa, ese hombro, ese oído, esa caricia y todo lo que necesites... ahí estaré yo. Siempre contigo.

Eiko


¿Nunca te ha pasado que quieres que una escena de una película de amor lograse encontrar su camino a tu vida? ¿Que deseas que te den ese beso precioso del final de la película en la vida real? ¿Y que esa escena que te hace llorar, se convierta en realidad?
Yo pensaba que sólo existían esas cosas en las películas, hasta que tú entraste por la puerta de salida del aeropuerto en mi vida, directamente a mi corazón mediante un beso que hizo que nunca quiera dejar de besarte. (Apocalyptica - Bittersweet)

Eiko