Este relato lo escribí buscando inspiración para el concurso de San Valentín. La inspiración llegó, pero no en la forma requerida ^__^

Se dice que la sal del mar limpia todas las heridas, pero no creo que eso sea cierto. Ya que no puede sanar el punzante dolor proveniente de lo que había alguna vez sido mi corazón.

No sé si en esta apariencia tendré lo que llaman los humanos un corazón, y si lo tuviera creo que me lo han arrancado de cuajo. Tanto dolor nunca había sentido en las múltiples décadas que llevaba en vida. Desde que nací en aquél coral.

Siento cómo si estuviera sangrando, por dentro de mi cuerpo, mientras nado por el mar en búsqueda de cobijo. No quiero que me encuentre, ni ahora ni nunca, no después de lo que me hizo sufrir. Aunque yo fui tonta por creer en él. A mi hogar no podía volver, ya que lo abandoné para poder quedarme a su lado. Me quedaría sola para siempre.

-“Estúpidos humanos”– exclamé mientras removía el agua salada con mis aletas. Un par de peces nerviosos pasaron de largo y otros se me quedaban mirando cómo si fuera un espectáculo en vivo. Y lo era en cierto modo.

Las lágrimas de sal que salían de mis ojos cubrían mi enfurecido rostro mientras seguía vagando en búsqueda de un lugar dónde podría estar a solas con mis pensamientos y mi corazón roto. ¡Qué irónico de mí utilizar tal expresión humana para demostrar que yo también tengo sentimientos!

Al fin encontré una roca que era tan grande que salía a la superficie del agua. Me acerqué con cuidado, para ver si no era un lugar que me recordaba a mi vida fuera del mar, la cual pasé fingiendo ser una humana normal y corriente. Mis ojos se abrieron de sorpresa cuando me di cuenta que me hallaba enfrente de una isla desierta. Reflexioné cómo pude llegar aquí, pero llevaba días nadando sin rumbo, así que sería lógico que acabara en el fin del mundo o cómo gentilmente lo denominarían los humanos: en la nada…

-“Ésta será mi casa ahora”- le susurré al viento, ya que parecía ser el único que quiso escucharme debido a que removía mi cabello con su suave soplido. Otra cosa que los humanos no supieron apreciar; el aire que nos da vida, lo aborrecen ya que la calidad de él en tierra firme es peor de el que se inhala aquí.


Me senté en la roca a mirar el horizonte. El agua jugaba con mis aletas y me sentí viva de nuevo. Si debía empezar una nueva vida sin él, podría al menos disfrutarla con los placeres que ofrece mi vida eterna como sirena.

Mientras me hallaba allí en la roca, disfrutando profundamente de los rayos del sol que tocaban la mitad de mi cuerpo que era humano y el agua que mojaba mi mitad marina, noté cómo mis penas y mi corazón, que creía tener, se alejaban cada vez más de mi.

-“¡Deseo que mi dolor se vaya!”- le grité a las olas y me respondieron mojando mi cuerpo con sus salina espuma. Fue entonces cuando lo vi.

En aquél horizonte, hasta ahora inhóspito, se acercaba un buque cuyas velas estaban agitadas por el aire que soplaba en mi dirección. ¿Era eso mi regalo de parte del viento? ¿Un barco lleno de humanos cuya existencia quería borrar para siempre de mis recuerdos? Mientras tanto el barco seguía acercándose a mi pequeña islita que había considerado mi puerto seguro, mi lugar en el mundo después de que aquél humano lo destruyera. Viviendo dos años con él en su tierra, amándonos tanto, disfrutando juntos del placer que puede celebrarse al estar en mi apariencia humana, hasta que se dio cuenta que yo nunca me bañaba cuándo íbamos a la playa, ni quería estar cerca de las olas, ni tocar la superficie del mar. Fue entonces cuando llegó el fatídico día en el que cambió para siempre mi futuro con mi amado humano, cuando resbalé en las rocas y caí al mar.

La cara de asco cuando él me miró convertida nunca la olvidaré. Sentí cómo el corazón, que pensaba no tener, se me rompía en pedacitos.

Fue en ese instante, cuando recordando todo lo ocurrido, la rabia interna me pudo e hice señales al buque después de convertirme a mi apariencia humana.
El barco se acercaba a mí, pensando que sería una de ellos en apuros, aunque ellos no sabían lo que les esperaba en las profundidades de aquél mar.

-“¿Se encuentra usted bien?”- me gritaron los hombres del barco.
Solamente les sonreí, pero después mi cara cambió, cuando vi a aquella persona, cuyo rostro yo había querido tanto, asomarse desde la cubierta, preocupado… ¿Por mí?

Ya era demasiado tarde, el buque se había acercado demasiado a la bahía, dónde yo sabía que habían rocas muy difíciles de atravesar para tan grande nave. Por consiguiente vi como cundía el pánico en la cubierta y empezaron a correr de un lado a otro intentando arreglar lo que habían causado las rocas.

Me mantuve ahí inmóvil ¿Era esto lo que yo quería? No lo sabía, amaba a aquella persona, pero el abandono de su amor por mí cuando me vio como era en realidad, incitó más esa llama de furia ardiente en mi interior.
-“¿Pero no había venido a buscarte?”- sopló mi querido viento en el oído.
Ahora yo no tenía idea de qué hacer. Lo odiaba y lo anhelaba a la misma vez. –“Malditos sentimientos humanos”- pensé.

Salté de la roca y empecé a nadar, convirtiéndome de nuevo en sirena. Pero ya era tarde, cuando llegué a lo que quedaba de aquél buque, vi que el humano que tanto había querido había muerto ahogado. Lo mantuve en mis brazos, quité su cabello de su cara y deposité un último beso en ese rostro que tanto quería. Después lo solté y vi cómo su cuerpo bajaba a las profundidades del mar.

Mi historia con el humano había terminado, no quedaba nada para mí en el mundo terrestre. Lloré lágrimas saladas mientras me di la vuelta y me sumergí en las oscuridades del grandioso océano para nunca volver.

Un abrazo, Eiko


This entry was posted on martes, febrero 03, 2009 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 comentarios:

    Inu dijo...

    Anda, la verdadera historia de la sirenita.
    Es una historia de sufrimiento entre dos criaturas que no debian de estar juntos desde el principio. Igual que el relato de "Mordisco" refleja las verdaderas consecuencias de un amor entre dos seres de diferente naturaleza.

    Sigue así.

  1. ... on martes, febrero 03, 2009  
  2. Hella Von Tears dijo...

    A veces,es preferible ser sirena,y vivir libre por los sentimientos,corrompidos de este mundo.

  3. ... on miércoles, febrero 04, 2009  
  4. Eiko dijo...

    Gracias por los comentarios ^___^

  5. ... on jueves, febrero 05, 2009