Cojo un manga de la estantería y toco gentilmente su cubierta lisa, la ilustración me inspira una historia que me gusta. Suavemente abro la tapa y el roce de mis dedos con el papel me provoca ilusión por descubrir que hay más. Líneas trazadas por una mano llena de creación, dibujan un mundo de fantasía mientras sigo pasando las páginas, y me tenso cuando tenga que pasar una de ellas. ¿Qué pasará ahora?, pienso...


This entry was posted on domingo, febrero 01, 2009 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

0 comentarios: