Este relato/libro lo llevo escribiendo desde hace dos años, me ha costado bastante seguir con la historia porque quiero añadir tantos elementos que no sé dónde ponerlos, mientras tanto, publico el primer capítulo, que es un sueño que tiene la prota (más no contaré) y espero que les guste.

“Corría por el bosque sin parar. Algo me estaba persiguiendo, algo muy ágil, porque me estaba ganando terreno. Gruñidos agudos mezclados con el ruidoso sonido de ramas pisadas se escuchaban en el boscaje mientras la carrera continuaba. El sudor resbalaba por mi cara al mismo tiempo que mi pelo se enredaba por el viento que lo sacudía.
Mis piernas me dolían por el esfuerzo, tenía los pies descalzos manchados de sangre por las múltiples heridas que tenía. Veía como los árboles se abrían para dejarme pasar y una neblina me hacía imposible la vista más allá de cinco metros. La cosa que me perseguía estaba apoderándose poco a poco del camino que nos separaba.
Corría más fuerte porque estaba viendo una luz entre los matorrales. Deseaba con toda mi fuerza que fuera alguien o algún lugar seguro en el que poder esconderme. Olores extraños entraban por mi nariz y me gustaría pensar que la luz que contemplaba procedía del centro o de una casa o de cualquier cosa. Me estaba acercando a la fuente de luz. Debajo de mis pies el suelo cambiaba, el terreno musgoso del bosque con sus ramas caídas y sus hojas secas se vieron traspuestos por un suelo sólido de piedras frías. Era el camino hacía el pueblo. Suspiré aliviada, este lugar me era conocido. Los faroles a ambos lados del camino iluminaban la extraña escena ante mis ojos; la puerta que se alzaba entre los dos muros que aislaban el centro de la ciudad de noche, normalmente estaban cerradas y vigiladas, pero ahora estaban abiertas.

Corrí más rápido para intentar adentrarme en el pueblo y cerrar las puertas para que no pudiera entrar y atraparme. Estaba acercándome a las grandes puertas de madera decoradas con símbolos celtas, acabados con una cerradura fuerte y sólida de hierro. Notaba que mi depredador también se acercaba. El miedo alteraba mis sentidos mientras intentaba cerrar las pesadas puertas y bajar el enganche de la cerradura.
Mi corazón se aceleraba más todavía cuando logré cerrarlas mientras el sudor frío bañaba mi cara.
Miré alrededor pero la única luz que veía venía de los faroles, solamente la plaza central estaba iluminada. No había nadie, y las calles donde no llegaba la luz, pintaban lúgubres. Las tiendas y los cafés estaban cerrados, ya debía ser de madrugada. Mala suerte – pensé - ahora no podía esconderme dentro o pedir ayuda a nadie. Me encontraba sola en esta desgracia.

Escuché los gruñidos de mi atacante mientras me seguía saliendo sangre a borbotones de mis brazos, por suerte se encontraba al otro lado de la puerta.
Suspiré, sintiéndome al fin a salvo. Me dolían los pulmones al respirar por haber corrido tanto.
Sabiendo que mi agresor estaba afuera, me dejé caer y me senté en el suelo frío de la plaza a mirar si la criatura que se encontraba allí fuera pudiera encontrar alguna forma de entrar. Deseaba con toda mi fuerza que el ruido solamente procediera del viento. Me encogí al lado de una estatua en el centro de la plaza, con la espalda contra la fría y grotesca figura de mármol.

Me mantuve allí sentada, mientras podía oler mi propia sangre que había mojado toda mi ropa. Mierda – pensé - gracias a que olía a lo que más les gustaba, me podrían encontrar. El olor a sangre fresca en abundancia les habrá despertado el hambre a más de uno de ellos.
Intenté levantarme, para ir a algún lugar en el que podía esconderme del viento fuerte que llevaba mi olor hacia ellos, pero ya estaba muy debilitada. Mis piernas no querían moverse más. Mis ojos ya no distinguían bien las sombras que se movían en la luz.
Escuchaba los gruñidos, siendo cada vez más fuertes, allí afuera se reunían más sedientos por mi sangre. El miedo me dejó el corazón latiendo con más fuerza, una de las razones por la que la puerta de la entrada se agitaba con fuerza. ¡¡Intentaban entrar!!

Me levanté y me di contra la estatua del fundador de este pueblo. El mármol frío rozó con mis heridas y me hizo sangrar más los brazos, ahora bajaban por mis codos las gotas cálidas hacia el suelo que formaban mi doloroso rastro en las losetas de la plaza.
El cuerpo me dolía mientras lo arrastraba con la poca fuerza que me quedaba hacía una de las calles invadidas por la oscuridad. Noté que el viento soplaba aún con más intensidad y que algunas chispas de agua fría mojaban mi cara y lavaban la sangre de mis ropas. Empezó a llover. No sé si eso era un mal presagio o al contrario, pero aquello me dió fuerzas para seguir intentando salvar mi vida.

Oía que la puerta de la entrada no lo iba a aguantar mucho tiempo más. Estas criaturas eran fuertes, y muy rápidas, aunque yo había sido más rápida en la persecución por el bosque. Escuchaba el temblor y el ruido al resquebrajarse trozos de madera de la gran puerta.
Me quedé petrificada mientras veía como unos diez de estos monstruos estaban acabando con los pedazos de madera que bloqueaban su entrada. Querría correr, pero mi cuerpo ya no me respondía. Vi como se acercaban con pieles tan blanquecinas y ojos rojos decididos a probar mi sangre, mostrándome sus colmillos blancos afilados y sus garras afiladas que anteriormente me habían hecho las heridas de los brazos.
Temblaba del frío, la lluvia se había intensificado y me dejó las ropas empapadas pegadas a mi piel. Al menos el olor de sangre ya no era tan fuerte, pero todavía me podían oler, se encontraban a unos escasos metros de mí.
Temblaba más, pero ya no era debido al frío, sino al miedo, y la adrenalina que corría por mis venas. Ellos lo notaban. Podían escuchar mi corazón palpitando dentro de mi pecho, oír correr la sangre por mi cuerpo mientras preparaban su ataque por acabar con mi vida de una vez. Estaban furiosos por haberme escapado antes, así que les parecía en este momento todavía más apetitosa.
Cerré mis ojos con fuerza cuando vi que una docena de vampiros se lanzaban a por mí”.


Gracias por leerme, Eiko


This entry was posted on domingo, febrero 01, 2009 and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

3 comentarios:

    Aya Decadencia dijo...

    Inquietante

  1. ... on domingo, febrero 01, 2009  
  2. Eiko dijo...

    ¿Te gusta? Es uno de los proyectos que tengo parados, no he escrito nada desde el año pasado. Hay 3 capítulos 2 diferentes, y un monton de cosas que necesito revisar.
    Este capítulo lo dejo así, porque me gusta mucho como quedó ^____^

  3. ... on domingo, febrero 01, 2009  
  4. Anónimo dijo...

    Esta muy bien, me ha gustado pero... ¿hay mas?

  5. ... on martes, julio 14, 2009